Rab. Rodrigo (Afro) Remenik

Kóraj hijo de Itzhar, hijo de Kehat, hijo de Leví, y Datán y Aviram hijjos de Eliav y On hijo de Pélet, hijos de Reuvén; enfrentaron a Moshé acompañados por doscientos cincuenta líderes de la grey de Israel, todos personas de renombre; y se convocaron frente a Moshé y Aharón y les reclamaron: Deténganse, toda la comunidad de Israel, todos ellos son santos y el Eterno habita en su seno. ¿Por qué se encumbran sobre el pueblo del Eterno? (Bemidbar 16:1-3).

Kóraj aparece en el libro de Bemidbar (Números) como alguien que desafía el orden establecido y busca una igualdad básica para todo el pueblo: Porque «toda la comunidad de Israel, todos ellos, son santos…» (Bemidbar 16:3). A pesar de sus buenas intenciones, Kóraj fracasa y es castigado con la muerte, ilustrando así la figura del héroe trágico cuyos objetivos y valores se ven aplastados bajo el poder monolítico del establishment, representado por Moisés y Aarón. «…la tierra se abrió bajo sus pies. La tierra abrió su boca y los tragó, junto con sus tiendas de todas las personas que seguían a Kóraj y todas sus pertenencias. Ellos y todas sus pertenencias cayeron al abismo y fueron cubiertos por la tierra y fueron eliminados de la comunidad. Todos los demás de Israel huyeron por temor a que la tierra los trague también a ellos. Y un fuego proveniente del Eterno quemó a los doscientos cincuenta que ofrecían incienso.» (Bemidbar 16:31-35)

El judaísmo secular juega un papel importante al dar lugar a voces silenciadas en la mitología judía, como la voz de Kóraj. En lugar de ver a Kóraj sólo como un opositor del orden, una perspectiva judía secular lo percibe como una voz importante que busca iluminar los aspectos menos claros de la historia. Inspirado en las ideas de Walter Benjamin, quien argumenta que la historia está escrita por los vencedores y que las voces derrotadas son olvidadas, el judaísmo secular aspira a proporcionar un espacio para voces como la de Kóraj, que desafían las narrativas convencionales y expresan valores de justicia y equidad.

A partir de Kóraj, podemos imaginar una realidad política diferente en la cual la igualdad entre todos los hijos de Israel y el cambio de liderazgo son parte de la historia fundacional del pueblo judío. La enseñanza de la historia de Kóraj en el judaísmo alienta un liderazgo basado en la transparencia, reflejando una sociedad donde cada individuo tiene valor y significado. Esta perspectiva refuerza la idea de que la aspiración por la igualdad y la justicia es una parte indivisible del legado judío, recordándonos la importancia de escuchar todas las voces, incluso aquéllas que desafían los consensos existentes.

Write a comment:

Síguenos:               spotify