https://tumeser.com/wp-content/uploads/2024/01/fania-oz-claroscuro-770x340.jpg

Fania Oz-Salzberger, Moment Magazine, 11 de enero de 2024

¿Por qué no renuncias a la palabra ‘sionismo’?», me preguntó el otro día un amigo no israelí. «Es confuso, significa cosas contradictorias y genera odio. Los antisemitas lo usan como una palabra clave virtuosa para su odio a los judíos. Se ha convertido en una mala palabra«.

Bueno, mi amigo, entiendo su desconcierto, pero el sionismo no puede ser cancelado sumariamente. Forma parte de la identidad personal de entre 10 y 20 millones de personas en el mundo. Muchos de ellos, pero ciertamente no todos, son israelíes. La mayoría, pero ciertamente no todos, son judíos. Interpretan el concepto de diferentes maneras, pero cualquiera que te diga «detesto a los sionistas, no a los judíos» debe enfrentar el hecho de que la mayoría de los judíos en el mundo son, en el sentido básico, sionistas. Lidia con ello.

Acuñado por el pensador judío-austríaco Nathan Birnbaum en 1890 y hecho famoso por Theodor Herzl menos de una década después en el Primer Congreso Sionista celebrado en 1897, el término «sionismo» fue cuestionado desde sus inicios. En su forma más fundamental, simplemente postula que los judíos tienen derecho a un hogar nacional en su tierra ancestral.

Pero a medida que surgía el movimiento nacional judío, el término resultaba constructivamente vago, abierto a diferentes interpretaciones por parte de diferentes judíos. El movimiento sionista se convirtió rápidamente en una federación de sueños, esperanzas y planes judíos. Socialistas, clase media, religiosos o nacionalistas, todos se unieron bajo una corriente moderada. Ese fue uno de los secretos de su asombroso éxito.

En términos posteriores a 1948, respaldados legalmente por la comunidad internacional, el sionismo simplemente significa que el derecho del Estado de Israel a existir y florecer es igual al de cualquier otro país. Mientras este derecho sea disputado, la misión del sionismo no habrá terminado.

Nótese que esta definición básica de sionismo no excluye la plena igualdad de derechos para los ciudadanos árabes de Israel. No excluye un Estado palestino independiente al lado de Israel. No aspira a dar forma a las fronteras definitivas de Israel. Tampoco define el tipo de gobierno de Israel, aunque hasta el reciente ascenso del gobierno ultraderechista de Benjamin Netanyahu, la democracia era su consenso mayoritario.

¿Y el colonialismo? A pesar del origen europeo de sus pioneros, el sionismo no es, y nunca fue, un proyecto colonialista. Los judíos habían vivido en Eretz Israel/Palestina en una continuidad ininterrumpida desde que el Imperio Romano envió a la mayoría de sus hermanos al exilio. Hubo oleadas de inmigración judía, que regresaron conscientemente a la patria ancestral. Inspirados por el nacionalismo moderno (más que por el imperialismo moderno), los sionistas del siglo XIX hicieron que estas oleadas se convirtieran en un río. No vinieron a conquistar, ni a colonizar; regresaron a casa, vinieron a trabajar duro con sus propias manos y, en su mayoría, vinieron a vivir en paz con sus vecinos árabes.

En los últimos años, el discurso poscolonial enloquecido ha modificado esta historia. Pero no importa cuán «blancos» se hayan visto el medio millón de inmigrantes judíos europeos en las calles de Haifa y Jaffa a principios del siglo XX, no aparecieron allí armados hasta los dientes, apoyados por un ejército europeo, en nombre de una potencia colonial. Tampoco tenían una patria a la que regresar después de 1939: para entonces, todos ellos eran refugiados que habían escapado por los pelos del genocidio.

Además, antes y especialmente después de 1948, al medio millón de inmigrantes europeos se unieron más de 600.000 judíos no blancos expulsados de países árabes y musulmanes. Más de la mitad de los judíos israelíes de hoy son originarios de Oriente Medio y llegaron para escapar de la violencia y la muerte en Marruecos, Argelia, Irak, Yemen e Irán. Intenten decirles eso a los trolls que exigen que los israelíes «regresemos a Polonia y Alemania».

Una verdad conmovedora que no me enseñaron en la escuela es que muchos, tal vez incluso la mayoría, de los miembros de la generación fundadora de Israel ni siquiera eran sionistas, solo refugiados, personas que escaparon con solo la ropa que llevaban puesta de países que se habían convertido en campos de exterminio para los judíos.

Para ellos, el sionismo no era colonialismo, sino un bote salvavidas. Y no un bote salvavidas cualquiera, sino uno que lleva una memoria histórica muy larga de pertenencia geográfica. Tal vez debido a esta energía cultural, el sionismo ha sido uno de los botes salvavidas más efectivos de la historia moderna. Lo sigue siendo, incluso después del 7 de octubre.

¿Y por qué no compartir tu bote salvavidas con los demás? En esencia, el sionismo estuvo alguna vez satisfecho con la cociudadanía judía y árabe. Nunca tuvo la intención de crear refugiados árabes, sino de encontrar un refugio para los refugiados judíos. David Ben-Gurion dijo en 1918 que la sola idea de desalojar a los residentes árabes de la tierra era «un espejismo dañino y reaccionario». La Declaración de Independencia de Israel expresa esto de manera más positiva, anunciando la plena igualdad civil a sus ciudadanos árabes, ofreciendo paz y buena vecindad a los países árabes. Una patria nacional para los judíos y una democracia para todos sus ciudadanos.

Este ideal podría haber funcionado —no podemos saberlo con certeza, por supuesto— si los líderes palestinos y los países árabes hubieran aceptado la Resolución 181 de la ONU de noviembre de 1947, que dividía la tierra en un Israel y una Palestina. En cambio, las milicias palestinas atacaron inmediatamente a civiles judíos, seguidos de la invasión de 1948 por parte de cinco ejércitos árabes. Este error fue enormemente perjudicial para los palestinos, pero no sólo para ellos: el joven Estado de Israel nació legalmente, pero con las manos manchadas de sangre. Por muy pacífica que hubiera sido la intención de su corriente principal, el movimiento sionista se vio obligado a cumplir su objetivo por medio de la guerra. Esto no formaba parte del sueño de Herzl.

«El sionismo siempre ha sido un nombre de familia», solía decir mi padre (Amos Oz). Pintó su arco iris de horizontes contradictorios con suave ironía: una utopía socialista, una Jerusalén burguesa judía de tejados rojos y buenos modales, un retorno nacionalista al reino de David, una luz liberal-democrática para las naciones, un copiar y pegar ultraortodoxo desde el shtetl bajo cielos más azules. Tan variado como el propio pueblo judío.

Desastrosamente, algunas de estas versiones se han vuelto hoy corrosivamente extremas. El sionismo revisionista de derechas, en el que Jabotinsky y Begin combinaron ardientemente el nacionalismo con el liberalismo y la igualdad de derechos, ha caído en la trampa de la superioridad judía con vetas expansionistas, racistas y violentas. Para vergüenza de Israel, esta corriente está ahora poderosamente presente en el gobierno de Netanyahu.

Por favor, sepan que la versión del sionismo de Herzl sigue viva: un país liberal-democrático, un hogar para la nación judía y para todos sus ciudadanos. Significativamente, este profeta del Estado de Israel no lo llamó un Estado judío, sino un Estado de los judíos (Judenstaat). Los judíos en sus escritos son seres humanos individuales y ciudadanos modernos, no una entidad colectiva mística. Su solución es política y terrenal, no mesiánica. Herzl enfatizó fuertemente que todos los ciudadanos no judíos tendrían completa igualdad civil y tomarían parte activa en la vida pública y política. Una prominente pareja palestina (aunque la palabra «palestino» en ese sentido aún no existía), un hombre y una mujer orgullosos y obstinados, son figuras centrales en su novela futurista Altneuland.

De hecho, el sionismo de Herzl, que Ben-Gurión abrazó y que una buena mitad de los judíos israelíes todavía abrazan hoy en día, es tan moderado que a los antisionistas les resulta difícil atacarlo. Algunos de ellos se aferran a una vaga línea en uno de sus papeles privados, otros aducen afirmaciones directamente falsas. La postura de Herzl sobre el liberalismo civil y la igualdad de derechos es casi inexpugnable.

Mi propio sionismo también tiene un nombre. Ojalá se usara más a menudo. Soy una sionista humanista.

El sionismo humanista, en mi definición, se deriva de la marca de sionismo de Herzl, más una combinación de sionismo socialdemócrata y sionismo religioso moderado. Resuena más claramente a través de la Declaración de Independencia de Israel, que aclamó «la ética de los profetas» en su forma más universalista, como valores que el judaísmo contribuyó a la civilización.

El sionismo humanista es la razón de mi elección de seguir usando el término «sionismo» como parte de mis valores y visión del mundo. También es el legado de todos los israelíes que se movilizaron, entre enero y octubre de 2023, para oponerse a la embestida de la coalición de Netanyahu contra el Tribunal Supremo, con el objetivo de socavar su papel como defensor de las minorías (mayoritariamente árabes).

Lo sepan o no, el sionismo humanista es también la base intelectual de todas las personas que aún esperan ver una solución de dos Estados tras la monstruosa masacre del 7 de octubre por parte de Hamás. Y debido a que se trata de una visión humanista del mundo, esta solución está condicionada a una futura Palestina —y, de hecho, a un futuro Israel— dirigida por moderados que buscan la paz.

El nuevo tsunami antisemita no puede esconder su fea cara detrás de una fachada «antisionista» mientras exista el sionismo humanista. Entre las numerosas ideologías que se enfrentan entre sí en el turbulento mundo actual, la idea de un Estado para los judíos y todos sus ciudadanos, junto con una Palestina estable, ofrece lo que el sionismo humanista siempre nos ha dado: una causa moralmente valiosa.

Traducción del equipo de JAD Cultura Judía

CategoryDestacados, Notas
Write a comment:

Síguenos:               spotify